Quién fue Joe Arroyo

26.07.2011 11:34

 

Quién fue Joe Arroyo
 
El primero de noviembre de 1955 nace Álvaro José Arroyo González en Cartagena de Indias. Hijo de Guillermo Arroyo, mejor conocido como el ‘Negro Chombo’,y de Ángela González (su segunda esposa), quien administraba hoteles humildes, Álvaro José creció en medio de una familia numerosa. Tuvo 38 hermanos que engendró su padre con seis mujeres diferentes, todas ellas llamadas Ángela.

Inició en su carrera música a temprana edad, cuando cargaba latones llenos de agua desde la tienda del barrio hasta las diferentes casas del mismo. En esa época se le conocía como ‘el cantante de tarro’, porque una vez desocupados los latones se los ponía en la cabeza y coreaba las letras de las canciones que más le gustaban. En una entrevista con el periodista Mauricio Silva realizada en enero del 2005 comentó: 

“Con un par de latas de manteca llenas de agua, yo tenía que ir y venir a la tienda de un señor que se llamaba Jericó. Cuando estaban vacías, me las ponía en la cabeza y eso daba un eco hermoso que, creo, sin saberlo, me afinó la voz. Por eso me decían «Voz del tarro». Yo imitaba por esos días a Raphael, cantaba el Ave María, y cuando terminaba, yo mismo me ovacionaba con un: –¡yaaaahhhhhhhh! Allá adentro del tarro sentía que estaba en un escenario y que me aplaudían. Ese era mi sueño de ‘pelao’ y mi Dios me lo concedió”. 

Su primera presentación pública llegó cuando tenía ocho años de edad en el colegio Santo Domingo, donde fue descubierto por Mincho Anaya quien dirigía un conjunto de música. Aunque corto de edad estaba lleno de talento, razón por la cual fue conducido por su nuevo maestro a cantar durante cinco años en el barrio Tesca, ubicado en la zona de tolerancia de la Heroica, donde rápidamente se convirtió en un ídolo. 

Su trabajo en la vida nocturna le generó algunos problemas, especialmente en su colegio por la fuerte filiación religiosa que este poseía. Durante el día era la voz líder de la Coral de Cartagena, a donde llego por invitación del Arzobispo de Bogotá y en la noche sus cantos amenizaban los burdeles. 

“Un día, cuando yo llevaba más de cinco años en ese trabajo, cuando estaba de cantante líder con la banda los Seven del Swing, llegó al Club Verde el profesor de física del colegio a quien le decíamos «Meteorito». Él me dijo: –¿Y usted qué hace aquí?, a lo que yo respondí: ¡Y ajá!, ¿y usted también qué hace aquí?”. Total, al día siguiente Meteorito puso la queja al rector y el rector me regañó frente a todo el colegio: –este es un ejemplo de vida irregular, decía; también me echó. Sin embargo, como al mes y pico, iba a ir el Arzobispo de Cartagena al colegio y fue así como Meteorito fue a mi casa a buscarme: –que quedas perdonado, me dijo. Ahora Meteorito es un gran amigo mío. Hoy nos reímos de eso”. Le contó a Silva. 

Iniciando la década de los setenta el ‘Joe Arroyo’ como se le conoció años más tarde, dejó de cantar en el barrio Tesca, abandonó sus estudios y a su familia y se dirigió a Galapa, un pueblo del Átlantico en donde se reunió con Cástulo Boiga director de la orquesta La Protesta de Colombia. Todo marchaba bien con su nueva familia de músicos, hasta que su madre demando a Boiga por secuestro de un menor de edad, situación que solo se arregló cuando el ‘Joe’ le aclaró firmemente que su sueño era la música y no el derecho, como soñaba su madre. 

Con la nueva orquesta empezaron a tocar en el balneario El Escorpión de Salvador Pasos, ubicado en Puerto Colombia, fue allí en donde conoció a Julio Ernesto Estrada, mejor conocido como ‘Fruko’. Con él grabó en 1973 su primera canción, El ausente, una obra de Isaac Villanueva. Después de que esta se convirtiera en un éxito nacional el ‘Joe’ fue contratado como la voz líder de la agrupación ‘Fruko y sus Tesos’. 

“Voy a la ciudad, voy a trabajar, ahí está el placer, lo voy a buscar…” 

En ese momento se marcó el acenso apresurado de una de las voces más representativas del pueblo colombiano. Con esta agrupación grabó algunos de los temas por los que siempre será recordado, como El caminante, Confundido y Tania, canción de su autoría que dedicó a su hija. 
Después del éxito que alcanzó con la agrupación ‘Fruko y sus Tesos’ el reconocimiento nacional no se hizo esperar, varias de las orquestas más importantes del país solicitaron su voz, entre ellas ‘The Latin Brothers’ y la orquesta ‘Los Líderes’. 

En 1981, siendo ya una autoridad en el mundo de la salsa el ‘Joe’ fundó su propia orquesta llamada, La Verdad. Con esta grabó canciones propias y ajenas, consolidándose como uno de los cantantes más importantes de la música latina en el mundo, que para la década de los ochenta se encontraba inundado con ritmos provenientes de Republica Dominicana, Miami, Nueva York, Puerto Rico, entre otros. Participó en importantes eventos como el Carnaval de Barranquilla, el Festival de Salsa de Nueva York y Festivales de jazz en Bruselas y París, en donde fue ovacionado por el público. 

Este salsero de corazón aficionado por los carritos de juguete y las cachuchas, logró pasar de cantar para sí mismo en un latón para agua, a llenar escenarios en todo el mundo, está claro que la voz de el ‘Joe’ no se olvidará. 
 

Volver

Buscar en el sitio

© 2012 Todos los derechos reservados A CHUCHOMIX.

Crear tiendas online Webnode